Cómo Limpiar o Curar las Cartas del Tarot

La baraja del tarot es un elemento muy usado dentro de lo que son las artes adivinatorias y de lo que es el predecir el futuro de la persona. Su uso está muy extendido y hay excelentes profesionales dedicadas/os a ello.

Pero también las cartas tienen un uso y, regularmente, se debe hacer una limpieza de las mismas para que siempre estén en condiciones óptimas y puedan ser empleadas con acierto.

No se trata sólo de comprar una baraja sino también de cómo limpiar las cartas del tarot o como hacerlas funcionales para el uso que se le va a dar.

Así, cuando se compra un mazo del tarot, de los arcanos mayores o menores o de ambos -las 78 cartas conjuntas- se debe limpiar primero y luego proceder a dotarlas de energía así como de conságralas.

Este es un paso muy importante, pues se debe hacer con cuidado y esmero, ya que de ello dependerá que cada naipe esté en las mejores condiciones para poder ser usadas en una consulta.

Un paso importante que se debe estar en tranquilidad y calma para comenzar con, lo primero, la tarea de limpieza que es fundamental en lo que será ese paso inicial de ritualizar las cartas.

Para limpiar la cartas del tarot se debe tomar uno de los elementos más importantes que hay a nivel esotérico como es la sal, importante en la Historia, pero también en las artes adivinatorias pues su poder para alejar las malas energías es muy conocido.

La sal se empleará para limpiar de toda energía no deseada a las mismas, se hace una limpieza -fundamental- energéticamente hablando.

Para llevarla a cabo de debe tomar un puñado de sal marina y ponerla en un vaso de cristal que tenga agua, una vez puesta dentro del mismo, se toma el mazo con los arcanos y se coloca sobre el vaso pero sin que ente en contacto -en ningún momento- los naipes con el contenido, con el agua con sal.

Sólo se debe dejar sobre el vaso unos minutos, poco tiempo, evitando que la humedad afecte a las cartas y puedan dañarlas. Así se tomará con posterioridad y se podrá también poner sobre ellas un cuarzo blanco o rosa que la dote de energía positiva.

Con un par de horas será suficiente para que la acción de la piedra haga su efecto y las cartas del tarot se curen y se ritualicen correctamente después de un uso prolongado.

Es bueno que cada media hora se tome las cartas y se barajen para cambiar la posición de las mismas y, de alguna forma, se reparta todo por igual. Este paso será ideal.

También se le puede dejar sobre el vaso con agua y sal por unos minutos y sobre estas el cuarzo, será un efecto doble de limpieza el que se le haga y redunde en el correcto fluir de la energía a través de ellas.

Esta acción debería hacerse, al menos, una vez cada mes, siendo lo ideal una vez cada quince días, aunque dependerá directamente del uso que se haga de ella y la frecuencia con la que se realicen tiradas.

Cómo se ritualizan las cartas del tarot

Otro paso importante dentro de lo que es el dotar a las cartas de su puesta a punto para comenzar la labor de predicción es proceder a ritualizar la baraja para que desde ella podamos leer el futuro de quien nos consulta.

Se debe tener en cuenta que en cada sesión absorben energía y asimilan todo lo que van prediciendo, es como un desgaste y se debe contrarrestar poniendo los medios en energizar las mismas.

Esto es muy fácil de hacer, pues bastará con que se tome la baraja y en una noche de luna llena se ponga en un lugar donde de la luz de esta le de pleno. Se debe dejar durante toda la noche y esperar a que la energía vaya cargando a las mimas.

También se puede hacer de otra forma y que precisará de un vaso de agua, incienso, una vela y una piedra. Así, se deberá prender la vela y colocarla la baraja en el centro de los cuatro objetos que se deben poner orientados a los cuatro puntos cardinales con el centro -como se ha indicado- para la baraja. Los cuatro simbolizan a los elementos y se dejará allí hasta que se consuma la vela.

El último paso es el de la consagración de las cartas que es muy importante, pues será el paso para impregnar lo que es la misma y que vaya teniendo la esencia de la persona que lo va a usar.

Además –anotación importante-, las cartas del tarot sólo podrán ser utilizadas por la persona que haga la predicción, por nadie más, si alguien las usa habrá que proceder a su limpieza y pasos completos que se indican.

La consagración de las cartas

Para hacer este último paso se deben tomar las cartas y tenerlas entre las manos. Una vez que se han tomado las mismas se debe concentrar la persona en ellas y visualizarse haciendo la labor de predicción.

Posteriormente, se comenzará con la última fase que será la de rezar una oración -la que mejor conozcas- sintiéndola y haciendo que se santifiquen mediante la  misma, encomendándote a tu ángel protector, santo o ser superior que te proteja y que sea objeto de tus devociones.

Se debe rezar la plegaria sintiendo lo que dices y debes hacerlo, a ser posible, en voz alta y pidiéndole a las cartas que te ayuden en esta tarea tan importante de poder decir el futuro a las personas que así te lo pidan.

Igualmente, se puede hacer carta por carta, es más completo, aunque también se invertirá mucho más tiempo en ello. Lo normal es hacerlo en bloque siendo también muy efectivo.

Así es como se realizan estos tres pasos tan importantes dentro de lo que es conseguir la limpieza adecuada con las cartas del tarot, para saber orientar con sabiduría a las personas y que sean tiradas certeras.